El deporte con la Enfermedad de Crohn

Olympics Day 8 - Swimming

Cuando buscas en Internet información acerca de la vida del deportista con enfermedad de Crohn, te quedas sorprendido al comprobar que hay escasa información acerca de esto.

Cuando me interesé por recuperar mi estado de forma, busque en Internet deportistas que tuvieran la enfermedad. El fin era saber cómo lo afrontaban, cómo se alimentaban, cómo entrenaban y si lo hacían con normalidad. Estaba dispuesto a ponerme en contacto con ellos para conocer su experiencia. Mi sorpresa fue no encontrar ninguna información al respecto de deportistas españoles. Sin embargo, encontré fotos de deportistas con la Enfermedad de Crohn en Estados Unidos. Uno era piragüista, otro jugador de rugby, otro de jockey y otro boxeador.

De verdad, ¿ningún deportista español tiene la enfermedad de Crohn? ¿Es posible?

Razonando ayer esta respuesta con mi nutricionista, ella me indicó que probablemente no hay demasiados deportistas con la enfermedad de Crohn, ya que muchos no se creen capaces, ya sea por miedo a encontrarse peor o por desconocimiento de sus posibilidades.

Está muy claro que un enfermo en brote, lo que necesita es tranquilidad y descanso para recuperarse lo antes posible. Pero, en fases de remisión donde no existan síntomas de la enfermedad, los enfermos de Crohn somos prácticamente IGUALES al resto de las personas sin la enfermedad.

Así de claro lo dejó Raquel, mi nutricionista, indicándome que con una alimentación adecuada y con la aportación de los nutrientes necesarios, sería capaz de tener una vida deportiva activa.

También he leído en Internet, que el deporte es bueno para la enfermedad de Crohn. Ayuda a liberarnos del estrés.

Los enfermos de Crohn, sabemos que el estrés puede inducirnos en un brote. La enfermedad, muchas veces, nos somete a permanentes estados de estrés. La incertidumbre, el malestar, la fatiga, el cansancio, la baja calidad de sueño, el estado de alerta constante al que estamos sometidos, son alguno de los factores por los que nuestro cuerpo está sometido a un proceso de estrés continuo. El deporte, los hobbies, la relación con las personas, y en definitiva las aficiones, hacen que nuestra mente y nuestro cuerpo se relaje. Démonos de vez en cuando el capricho de un buen masaje relajante. Nuestro cuerpo lo agradecerá.

Qué deporte elegir

En realidad, da un poco igual el deporte que elijas, lo importante es que te guste. Da igual que sea tenis, natación, bicicleta, que correr. Eso sí, no olvides que cuanto más esfuerzo requieras más aporte de nutrientes necesitará tu organismo. Necesitarás estar fuerte para la práctica deportiva. En próximos post, escribiré acerca de la nutrición.

Para mí, quizás el deporte que mejor me funciona, es la natación. Es uno de los deportes menos agresivos, en cuanto al daño de las extremidades se refiere. La adecuada respiración en natación, hace que el cuerpo se relaje y el oxigeno se reparta mejor por todo el cuerpo. Además, ayuda a eliminar la tensión del cuerpo. Pero claro, siempre que la natación se realice con la técnica adecuada. La semana pasada, mi profesor de natación, Alejandro, nos decía que la sociedad tendía a pensar que la natación era buenísima para todo el mundo y algunos médicos recomendaban la natación como si fuese el milagro del siglo XXI. Éste, nos hizo ver que sin la técnica adecuada, podemos lastimarnos el cuello y la espalda, y que puede llegar a estresarnos todavía más. Por eso creo que es muy recomendable hacer un curso de natación antes de lanzarnos a la piscina. Ahora que es verano, creo que es el momento idóneo para ello. Nos dará menos pereza meternos en el agua.

¿Por qué he elegido practicar triatlón? Ni yo mismo lo sé, ciertamente. Creó que me he dejado llevar más por la moda. Me parece un deporte muy atractivo. Yo había corrido antes, había nadado sin la técnica adecuada, pero nunca había hecho bicicleta. Desde hace unos meses había empezado a pedalear, y realmente me gustó mucho. Me pareció un deporte muy completo y que requería de gran esfuerzo.

Tenía casi decidido practicar triatlón. Coincidió que estábamos pasando el fin de semana en Javea (Alicante) y estaban realizando un campeonato de triatlón en la ciudad. Estuvimos cerca de una hora viendo la carrera y, tanto a mi mujer como a mi hijo de año y medio, les encantó. Mi hijo no dejó de aplaudir a los corredores en todo el día. Ese día tomé la decisión definitiva de practicar triatlón.